Deportes de Aventura

Diario de expedición al Honbroc Peak: El griterío de Minos

Cuando entramos en la Cascada de Seracs del Nevero del Honbroc, por su cabo de la izquierda, sabíamos que nos costaría encontrar el camino poco, pero comienzan a aparecer los puntos sobre las íes. Nadie dijo que fuese obvio.

Ayer, se consiguió fijar más de 200 metros por el griterío por ámbito relativamente amable, y eso, tras los días de inactividad en el campo cojín oportuno a la horrorosa meteo, ha legado poco de alas al conjunto.

Hoy se ha vuelto a subir por esas cuerdas revisando y reforzando los puntos de fondeo tras la tórrida viaje de ayer, dada la poca amistad entre el sol y el calor con el hielo.

Tras aventajar el postrer punto cogido, la sinceridad se pone de manifiesto en el nevero. Seracs como edificios, grietas abisales, búsqueda del itinerario a derecha e izquierda, puntos de seguro, estabilidad. Juega a nuestro valenza que pese a la temible pinta del ámbito, es sorprendentemente estable, permitiendo movernos con sobrado seguridad.

Hoy particularmente se comienza a vislumbrar la cohesión del equipo, con 9 alpinistas trabajando en plena sintonía, unos en unas labores, otros en otras. De esta forma, mientras 2 cordadas continuaban con el tajo de exploración y fijando cuerdas, 5 miembros superaban los más de 800 metros de desnivel desde el campo cojín hasta la rasgo de meta alcanzada, porteando material para continuar la bordadura y sumar un Campo I en cuanto el ámbito lo permita.

En este torneo, habrá que ir jugando partido a partido, paso a paso, patrón a patrón, intentando superar metros a este Algarabía de Minos en el que estamos buscando nuestra salida, para poder ganar a lo más parada posible con la anciano seguridad posible.

Subteniente Adriano Martín Cófreces

Related Articles

Back to top button