F.C. Barcelona

Desidia el director deportivo

La mentalidad ganadora de Dani Alves y sus ganas de trabajar le pueden venir admisiblemente al vestuario y ser un buen ejemplo para los jóvenes. Probablemente, su participación será viejo en el vestuario que en el campo. No nos engañemos. Tiene 38 abriles y habrá estado 4 meses sin competir. No parece que vaya a ser titular y cuando vuelva a coger el ritmo ya casi se estará acabando la temporada. Encima de darle todo el poder en la parcela deportiva a Xavi, Laporta, le está haciendo todas las concesiones que puede. De hecho, el presidente decía a los periodistas el jueves que no ficharían a Alves y el viernes lo anunciaban. A Xavi hay que permitirle que se rodee de su concurrencia de confianza, sobre todo en el primer equipo, pero no darle las llaves del club. Otorgarle todo el poder al preparador del Barça sabiendo que se sienta, cada tres días, en una arnés eléctrica es una temeridad. Ni Guardiola pudo escoger al Director Deportivo en 2008. Al Barça no le conviene una autocracia sino una estructura con los mejores profesionales independientes en cada ámbito, aunque no sean íntimos de Xavi. Es bueno que haya un contrapoder. Encima, el preparador ya tiene suficiente barriguita de trabajo gestionando el primer equipo como para ocuparse de controlar que funcione toda la estructura deportiva. Por eso, la figura del Director Deportivo parece imprescindible. Y no se entiende que Jordi Cruyff o Puyol no estén todavía ocupando ese cargo. Mateu Alemany es un magnífico ejecutante pero necesita algún a su flanco con criterio deportivo para descubrir al nuevo Pedri o Araujo.

Cargando futuro contenido…

Related Articles

Back to top button