Carlos AlcarazMasters 1000 ParísPolideportivotenis

Alcaraz vive un abismo en París: rompe a rezumar en medio del partido

Carlos Alcaraz ha vivido este jueves la cara más amarga del tenis, cediendo en un extrañísimo partido en presencia de el francés Hugo Gaston en los octavos de final del Masters 1.000 de París-Bercy.

El murciano ha perdido por 6-4 y 7-5 en presencia de un ludópata proveniente de la grado previa y fuera del ‘Top 100’, que el miércoles despachó a Pablo Carreño y hoy ha hecho lo propio en presencia de la gran promesa del tenis gachupin.

La primera manga tuvo un banderín congruo inopinado, sobre todo a tenor de los primeros compases, en los que Alcaraz imponía su agresivo tenis con golpes definitivos.

Sin requisa, espoleado por el sabido parisino, Gaston fue desempolvando su amplio catálogo de delicatessen para destruir arrinconando al murciano, que no fue capaz de sacar tajada de dos breaks (3-1 y 4-2) y acabó cediendo la manga con un muestrario en blanco al resto.

Tocaba remontar y a Alcaraz no le tembló el pulso. El gachupin debió pensar en el breve alivio entre una manga y otra qué estaba haciendo mal y, entre otras cosas, regresó al plan auténtico, haciendo valer la paparrucha para que llegara muy pesada al otro banda de la red.

Del colapso total a las lágrimas de Alcaraz

En este decorado, Gaston era presa practicable y en un destapar y cerrar de luceros el grabador se situó en un concluyente 5-0 a valía del pupilo de Juan Carlos Ferrero, acallando a una tribuna que asistía impotente al cambio de decorado.

El tercer set parecía necesario pero Alcaraz volvía de forma inexplicable a entrar en lezna -perdió 17 puntos seguidos- fallando golpes por doquier en presencia de un rival que no pretendía desaprovechar el regalo y acabó cerrando el partido con su único ace para sorpresa y algarabía del sabido, que podrá ver a uno de los suyos en presencia de Daniil Medvedev.

Related Articles

Back to top button