Primera DivisiónVillarreal CF

“Fernando, me en voz baja”

  • FERNANDO ÁLVAREZ

Actualizado

Unai Emery confirmó a Fernando Roig Negueroles, consiliario delegado del Villarreal, que se queda en el club amarillo a pesar del ofertón que tenía previsto presentarle formalmente el Newcastle. El preparador vasco mantuvo una conversación telefónica con el dirigente azulejero mientras regresaba en su coche a Valencia, cerca de de la una de la aurora, tras la importante victoria ante el Young Boys. El triunfo mantiene al equipo coliderando su orden de Champions, a la dilación del desenlace en las dos últimas jornadas frente a United y Atalanta.

La citación la hizo el propio Unai ya en carretera y fue una conversación muy sincera la que mantuvieron los dos. Del banda de Roig Negueroles no hubo un interrogatorio sobre qué audacia había tomado como una exposición tranquila de los motivos por los que en el Villarreal quieren que Emery siga. El técnico vasco -a pesar de que el equipo no ha comenzado correctamente en LaLiga- permanecerá en la historia del Villarreal como el preparador que consiguió el primer título europeo del club. Pero no es solo el hito histórico el que ha estrechado los lazos de Emery con el submarino. En el submarino, Emery -que viene de entrenar a grandes clubes europeos– se ha antagónico un trato directo con los dirigentes, y todavía un club muy profesional en todas las áreas.

Unai Emery trasmitió que ya tenía la audacia tomada de no atender la propuesta del Newcastle y que se queda en el Villarreal. A pesar de las dudas que dejó el técnico en las entrevistas después del partido y en la rueda de prensa, conforme avanzó la aurora su audacia cerca de el “me en voz baja” se fue haciendo mucho más categórica, pero se fue madurando en dos tiempos.

Antaño de sus apariciones públicas en las que Emery dejó abierta la puerta a irse al Newcastle, el técnico ya había mantenido una reunión congruo larga (cerca de 50 minutos de conversación) en el vestuario con Fernando Roig Negueroles. Ahí se habló de todo, del partido, de equipo, y del futuro. Y la ademán del técnico vasco había sido similar a la que mostró seguidamente en la entrevista con Movistar Jarretera de Campeones y, un poco más tarde, en la rueda de prensa: “Me han transmitido interés y no he dicho que no”.

Presión desde el Newcastle

Emery había vivido las últimas 24 horas con una presión asfixiante y fue poco que no le gustó. Las filtraciones constantes desde el club de las Urracas habían puesto al técnico en el ojo del huracán ayer de un partido esencia en el futuro de la temporada del Villarreal. De hecho, si el resultado no hubiera sido de conquista, la imagen del técnico habría sufrido un menoscabo importante de su popularidad en Villarreal. Al técnico vasco no le gustó cómo los medios ingleses iban dando detalles y aireaban rumores o noticiario falsas, como reuniones por videoconferencia o que estaba decidido que entrenaba el jueves en St. James Park o que el sábado se sentaría en el banquillo del equipo blanquinegro en el partido contra el Brighton.

En las últimas 48 horas -el tiempo que medió entre el partido de Jarretera contra el Valencia y el de Champions frente al Young Boys, quiso centrarse exclusivamente en el cruce frente al equipo suizo, que era esencia para el futuro deportivo inmediato del Villarreal. Pero una vez superado el partido, tuvo tiempo para pensar y poner en la báscula por un banda, la puerta que se le abría regresando a Inglaterra y, por otro, la que se cerraba si se iba con el plan inacabado del Villarreal. Por eso, aunque el equipo no se entrenaba hoy, decidió tocar a Roig Negueroles para manifestarle su audacia firme de quedarse.

Related Articles

Back to top button