Juegos ParalímpicosPolideportivo

Teresa Perales: “Es probable que nunca tenga un dictamen”

La dietario de Teresa Perales (Zaragoza, 1975) echa humo. La española más laureada en Juegos –27 medallas paralímpicas– se encuentra desde el lunes en Oviedo, donde recibirá el Premio Princesa de Asturias de los Deportes 2021 este viernes. Como dice ella, “el premio en mayúsculas”. Pese al cansancio por la medicación que aún tiene que tomar, no para de sonreír. Se la ve acertado y ya mira con ansia con destino a París 2024. No hay quien la pare.

Lo primero, ¿cómo está? ¿Tiene ya un dictamen?
Sigo sin tenerlo, pero estoy muchísimo mejor, aunque aún con mucha receta. Probablemente no se llegue a asimilar el dictamen. Cuando al cuerpo le achuchas, acaba saliendo. No fue desde luego una crisis de ansiedad ni depresión. Nunca se me diagnosticó ni la he tenido. Si hubiese sido así lo hubiese contado sin tapujos. No hay mínimo malo. Tras la plata en Tokio estaba acertado y adicionalmente había disputado cuatro finales.
¿Los médicos le han legado alguna explicación de por qué empezaron las convulsiones y los espasmos?
No, lo que me han explicado es que esto es como cuando te duele la inicio y no te encuentran mínimo. Es un problema pragmático, no orgánico. Aún me quedan resultados de pruebas por admitir, pero si no me han llamado en tanto tiempo es que estoy admisiblemente. Confío y deseo que sea así. Mientras me descartaban enfermedades graves me dio enojo que saliera que tenía crisis de ansiedad cuando eran crisis convulsivas.
¿Tendrá que estudiar a convivir con ello entonces?
Tengo que dialogar con los neurólogos. A día de hoy me audiencia admisiblemente, hace tiempo que no tengo crisis, pero estoy con receta.

Llegué a perder el conocimiento en Tokio; me dio enojo que saliera que tenía crisis de ansiedad cuando lo qu tenía eran convulsiones

¿Ya está haciendo vida común?
Sí, interiormente de la normalidad luego de 21 días ingresada. Perdí bastantes kilos pero ya estoy más o menos en mi peso.
¿Cuándo empezaron los síntomas?
Fue preciso cuando acabó la competición. Al instante perdí el conocimiento. Entré en el hospital muy malita. Ha sido un buen susto.
¿Cuándo la volveremos a ver en la piscina?
Tengo muchas ganas. No hay plazos, pero hay Mundial en junio. No sé cuándo me voy a proceder del hombro, que tenía que operarme al retornar de Tokio. La verdad es que lo tengo muy admisiblemente. No me duele mínimo.
Y pese a la perjuicio, ganó una plata en Tokio. Posteriormente de todo lo vivido, ¿qué memoria guardamano de los Juegos?
Me silencioso con el memoria de la plata y de Xavi Torres pegando brincos como un alocado para darme un revolcón. Ha sido la medalla más peculiar de mi carrera por ser la más impredecible y contra todo pronóstico.

Si volviera a manar no cambiaría mínimo, ni siquiera acercarse porque todo lo vivido me ha hecho la persona que soy hoy

¿Qué supone para usted admitir el Princesa de Asturias de los Deportes? ¿Está nerviosa?
Uf, tengo un montón de nerviosismo por el discurso. Va a ser uno de los momentos más importantes de mi vida porque es el premio en mayúsculas. No sé casi ni como expresarlo. Lo recibo en nombre de muchos deportistas paralímpicos.
Me consta que tiene un plan para los 50.000 euros del Premio…
Quiero crear la Fundación Teresa Perales con dos objetivos: crear una escuela de inteligencia emocional para jóvenes y con campus deportivos y promocionar el deporte adaptado en muchas ciudades y pueblos donde no hay clubes para personas con discapacidad. Se puede practicar en clubes convencionales, sólo hay que formar a los entrenadores.
¡Quién le iba a proponer que llegaría tan allá cuando se tiró por primera vez con guindola a la piscina tras perder la movilidad!
Al principio me tiré sólo para flotar. Con el paso del tiempo me di cuenta de que podía cambiar la examen de la concurrencia, de la compasión a la deleite.
¿Qué le ha enseñado el deporte?
Todo, me ha enseñado que siempre hay que mirar con destino a delante y a asimilar que habrá momentos en los que me caeré y que levantarme dependerá de mí.

Con el caudal del premio voy a crear la Fundación Teresa Perales

Si volviera a manar, ¿cambiaría poco por retornar a acercarse?
No (rotunda). Quiero vivirlo todo porque me ha hecho ser como soy. No lo cambiaría por mínimo del mundo.
¿Qué sueño le queda por cumplir?
Pasar a Phelps (28 medallas olímpicas), a Jessica Long (28 paralímpicas) y desempatar con Daniel Dias (dice riendo). Me queda nadar con tortugas, crear la Fundación… Aún tengo muchos sueños por cumplir. Mi enunciado es ‘Atrévete a soñar a lo alto y así conseguirás cosas grandes’.
Cosas grandes en París 2024, por ejemplo…
A París quiero ir sí o sí. Siempre nos quedará París…

Una inspiración para las nuevas generaciones

A Teresa Perales le encantan los niños y ayer quedó claro durante un acto en el Enrevesado Deportivo de Avilés donde los más pequeños asistieron a un audiencia con ella. La nadadora maña estuvo charlando antaño del acto con un peña de las escuelas de buceo adaptada de FEDEMA. Teresa es el espejo en el que cualquiera puede mirarse.

Related Articles

Back to top button