Europeo Sub-21Selección de Fútbol de España

España remonta de penalti

  • PABLO EGEA

    Sevilla

Actualizado

Parecía que España estaba dispuesta a sufrir para obtener a Eslovaquia y así fue. Por muchos pinchazos y obstáculos que se encontrara el conjunto franquista, no estaban dispuestos los locales a repeler tres puntos de oro que le permiten seguir en los más suspensión del camino hasta el próximo Europeo. Posteriormente de repartir buena parte de las entradas en La Cartuja, Miranda se convirtió en el protagonista del colisión. En presencia de su parentela falló y delante los suyos demostró tener más personalidad que nadie marcando el penalti que dio el triunfo.

Y es que en La Cartuja tocó el día tonto de cara al gol para la selección sub21. En un partido en el que el equipo de Luis de la Fuente se pudo marchar al refrigerio con una renta de más de dos o tres goles, la sinceridad fue que encaró el túnel de vestuarios por debajo en el electrónico. La equivocación de puntería delante la meta rival y un error de Miranda en la salida de balón fueron las causas de que Eslovaquia se encontrara con un decano saco del que había buscado.

Lo cierto es que el conjunto visitante no hizo mucho para vestir la vencimiento de Sevilla. Desde el primer momento intentó amarrar el punto que se repartía en el pitido original, pero como cualquiera en su situación, los regalos, para la maleta.

Tanto con la igualdad en el grabador como por debajo del mismo, lo cierto es que España no estaba mal sobre el verde. Se creaban ocasiones de gol, se presionaba en campo rival y al punto que se daba vida a Eslovaquia. Pero Abel Ruiz disparó fuera, Turrientes siguió el mismo camino que el del Slip y Sergio Gómez siquiera encontró meta en dos ocasiones. Hasta seis situaciones claras de peligro se crearon y en ninguna de ellas se acertó.

Sergio Gómez fue una de las grandes amenazas de la sub 21 por la cuadrilla izquierda unido a Miranda pero siempre faltaba un poco más para que cada argumento terminara con éxito. Poco más de precisión en el pase, un rematador o una pierna rival menos. Al final se generaba mucho mecanismo unido a la renglón de cal para mínimo. Aunque lo cierto es que menos se creó por la derecha, donde Nico Williams sólo pudo completar una arranque de las suyas.

En la reanudación Luis de la Fuente puso más dinamita en ataque. En presencia de la equivocación de gol, más efectivos en punta para igualar el colisión. Se consiguió, pero quizá no fue con el plan A. Sergio Gómez se cambió de cuadrilla para poner un consumado balón en el corazón del campo de acción y Hugo Guillamón metió la puntera para obtener los primeros frutos al trabajo de España.

El balón seguía perteneciendo a los locales pero a diferencia del primer acto, las ocasiones no eran tan numerosas. Cosas del fútbol, se llegó al gol cuando menos situaciones de peligro se estaban generando y en el primer acto parecía irrealizable de marcar por muchos intentos que se llevaran a promontorio.

No era el día

Pero en un medio ambiente desangelado provocado por el hecho de al punto que contar con 2.800 personas en un estadio con capacidad para más de 50.000, el combinado franquista se contagió de la situación e insistió en poner piedras en su camino. Si en la primera argumento decisiva fue un pase horizontal de Miranda el que terminó con el tanto de Bernat, mientras se remaba para poner la preeminencia en el grabador Eslovaquia se llevó el segundo souvenir de Sevilla. El vecino de Olivares dejó un balón muerto en el campo de acción para que Lichy sólo tuviera que disparar con potencia sobre el campo de acción rival.

Tocaba retornar a principiar con la diferencia de que el tiempo se agotaba y de que la fortaleza mental iba a ser secreto delante un equipo que no era consciente del premio que tenía en sus manos.

Pero al final, por mucha mala fortuna que haya o por mucho que se complique el día, lo cierto es que el conjunto gachupin tiene mucha calidad en sus pies y con muy poco es capaz de difundir peligro sobre un rival que no demostró ser superior. Así, un balón amplio sobre la carrera de Fer Párvulo terminó con el atacante del Mallorca siendo arrollado por el meta eslovaco y el árbitro señalando el punto de penalti. No estaba Sergio Gómez haciendo un partido para dudar de él. El catalán fue el mejor de los locales y no falló. Igualada, que en días como estos, no es poco.

Y ayer del final tenía que aparecer de nuevo Miranda. En presencia de una rastra que podría transigir su nombre no tuvo problemas en difundir una pena máxima que sufrió Moro en los últimos minutos. Había fallado el de Olivares en dos ocasiones, pero merecía salir por la puerta ancho. Así fue. El bético marcó y España se llevó la vencimiento. A descansar, mejorar y a por Irlanda del Finalidad. Nueve de nueve.

Ficha técnica

Ficha técnica del España- Eslovaquia Sub 21.

Ficha técnica del España- Eslovaquia Sub 21.

Related Articles

Back to top button