Carlo AncelottiCourtoisdeporte - fútbolJoao FélixOpiniónReal MadridRonald KoemanThibaut Courtois

“Un día de estos, al Madrid le meten cinco”

Si el Madrid no ha sido goleado de forma inmisericorde esta temporada obedece a lo accidental del fútbol. Con un reducido de dialéctica, el Inter lo habría despachado con una soba de escándalo. O el Valencia. O hasta el Celta. Vinicius era de los mejores jugadores del Vivo Madrid hace un mes, sí. Pero asimismo Courtois. El mejor, concretamente. Y eso siempre es mal asunto. No es bueno que el zaguero sea e

l más popular de un equipo.

El Madrid ha trillado el patrón del partido de ayer en demasiadas ocasiones. Primeras partes regaladas por cuenta de la casa y cuarto de hora final a toque de corneta, patrocinado por Benzema y sus virguerías. Frente a el Espanyol, no salió.

El pastiche táctico de Ancelotti en la primera parte fue demasiado. Nadie supo qué quiso hacer. El Espanyol jugó al pilla-pilla y cazó al Madrid.

Al punto de tirar por el sumidero ocasiones que hubieran llevado a Ancelotti a una posición vergonzosa.
Carlo reaccionó en la segunda parte. Aunque hubiera sacado al médico de mediapunta, aquello hubiera mejorado por inercia. Y mejoró. Pero hay días que el fútbol sí obedece a la dialéctica. O a la honestidad divina.

Y no hubiera sido de ley que el Espanyol no ganara un partido en el que fue superior, estuvo mas intenso, más agresivo, mejor colocado y tuvo en Raúl de Tomás y en algunos otros verdaderos futbolistas de escalafón

.
Ancelotti tiene un problema. Sobre todo, en la grado defensiva. Cualquier día de estos, al Madrid le van a meter cinco. Se los tenían que activo metido ya. Dicen que estas cosas, cuanto ayer mejor

. El preparador tiene que ir al rincón de pensar y algunos de sus jugadores aumentar sus prestaciones

. La vulgaridad y, sobre todo, a lo que se juega por ahí fuera, está a la revés de la ángulo.

EL ATLÉTICO NI SUFRIÓ

Las pocas veces que el Gimnástico le ha metido mano al Barça en las últimas temporadas, el equipo tuvo que ofrecer su mejor interpretación. Pero el Barça ha cambiado tanto que ni siquiera hizo desidia una exigencia máxima en el Gimnástico para irse pleno y satisfecho la confusión del sábado.

Al Barça no hace desidia dispararle. Ya se dispara él solo. Lemar y Joao Félix estuvieron con los luceros aceptablemente abiertos en la primera parte, el Gimnástico mantuvo el orden y todo lo demás lo hizo el Barça.

De la flojera defensiva a la inútil en ataque. Koeman completó el esperpento porque su frustración (o inutilidad) la ofrecieron en directo y en prime time en todos los hogares españoles. Patético.

MONUMENTO AL DEPORTE

La París-Roubaix fue un monumento al ciclismo y al deporte. Al desafío de los límites humanos. A la capacidad de aclimatación y al sexo por lo que uno hace, ¿Ganó Colbrelli? Técnicamente, sí. Pero ganaron todos.

Lo decía García: “El ciclismo es ese deporte en el que hasta el postrero merece un monumento”

. Conforme, José María.

Este contenido es exclusivo para los usuarios registrados

Related Articles

Back to top button