Atlético de MadridSelección de Fútbol de BélgicaYannick Carrasco

La ruta de la seda de Carrasco

Desconociendo por completo la certeza de los viajes de Entorno Polo desde y hasta China, estos si quedaron en los libros aquellas famosas rutas de la seda que repartían las riquezas del coloso oriental por el resto del mundo hasta salir a Europa. El alucinación de ida y reverso de Carrasco a China podría ser perfectamente una nueva ruta de la seda esta vez con el Gimnástico como gran beneficiario.

El belga, salió del Gimnástico a finales de febrero de 2018 rumbo a la exótica venda China en una operación cuanto menos rocambolesca. Dos inviernos a posteriori, a finales del mercado invernal de 2020, regresaba al Gimnástico con un objetivo claro: recuperar su mejor interpretación y hacerse con un sitio en la selección belga de cara a la Eurocopa que tenía que disputarse ese verano. Luego vendría la pandemia y se aplazaría el torneo más importante de selecciones a nivel europeo.

Carrasco compara a Simeone y Roberto Martínez: ¿Con qué monitor te quedas?

Este alucinación de ida y reverso, España-China, China-España, ha traído de regreso la mejor interpretación de un Carrasco que ha fue perdiendo protagonismo en su selección según avanzaban los meses de estancia en China. Al principio de la experiencia asiática prácticamente no notó el cambio de venda. Según fue pasando el tiempo fue perdiendo presencia en el merienda hasta convertirse en un revulsivo más que en el ludópata secreto que quería ser. La segunda temporada en China coincidió con la grado de clasificación para la Euro y el belga de los diez partidos que disputó su selección tan solo fue titular en dos.

Su regreso al Gimnástico no significó un cambio de cachete en cuanto a su rol en la selección. Ha sido su final de curso como rojiblanco lo que le ha catapultado como un futbolista imprescindible para Roberto Martínez. Titular en los últimos dos amistosos antiguamente del manifestación del torneo, hizo lo propio en el apertura frente a Rusia convirtiéndose en uno de los jugadores más destacados de los belgas. Ahora, le toca confirmar que es una ingenuidad en el interior de una de las selecciones más fuertes del torneo. Su alucinación de ida y reverso le cambió la vida.

Related Articles

Back to top button